Estudiantes “construyen” la ETec en el videojuego Minecraft

En el marco del aislamiento por la pandemia de Covid-19, los estudiantes de los primeros años de la ETec no tuvieron la posibilidad de vivir y disfrutar de la escuela (solo tuvieron 15 días de clases en las instalaciones de la escuela), como si pudieron hacerlo los alumnos de años anteriores.

Luego del receso invernal, un alumno propuso en la materia Taller Pre profesional de Informática tener la posibilidad de jugar a Minecraft, juego virtual, del cual son muy adeptos.

Luego de observar las dos modalidades del juego, Modo Supervivencia y Modo Creativo, ese mismo estudiante puso en común la idea de construir, de forma creativa y virtual, la escuela.

“La propuesta me pareció muy buena, para que afianzaran los lazos con la escuela. Pero además, permite utilizar de manera lúdica un juego, para que ellos comprendiesen los conceptos básicos de algortimos, variables, tipos de variables, estructuras y tipos de estructuras; lo que vemos y ejercitamos en clase. Luego, ellos, en base a preguntas que les fui haciendo durante el tiempo de ejecución del proyecto, observaron que se aplica a cualquier lenguaje de programación, como en el que está realizado el videojuego Minecraf”, explica la Profesora Patricia Furci, a cargo de la materia.

El resultado sirvió para afianzar conceptos teóricos y prácticos, además de  vivir la escuela de otra manera y “apropiarse” de ella.

Los invitamos a ver los videos grabados en clase Meet y observar los detalles de la
construcción de la ETec, construida en su totalidad por los estudiantes.

Hubo mucha colaboración y compañerismo entre los estudiantes, ya que el juego exige requerimientos de hardware, que muchos no tienen en sus computadoras. A pesar de ello, con un poco de memoria visual de lo que recordaban de su escuela, sumado a conseguir planos, imágenes y videos, lograron realizar la tarea propuesta.

Vale aclarar que ambos cursos trabajaron con el área curricular FEC el tema de Normas y Reglas, ya que en Minecraft no existen y en el mundo que ellos crearon, si.

“No ha sido una tarea fácil, pero sí puedo decir, que ha sido muy gratificante y enriquecedora, para todos”, explica la profesora Furci.